domingo, 23 de enero de 2011

la luz

Un hombre de 73 años que perdió la vista hace 30, fue uno de los privilegiados en poder someterse una operación experimental, hace siete meses en un hospital de Londres, donde los cirujanos le implantaron un ojo biónico. Dicha operación le cambió la vida, ya que ahora puede ver destellos de luz después de haber sido equipado con un el Argus II, el ojo biónico.

El hombre (llamado Ron) dice que ahora pueden seguir líneas blancas en la carretera, e incluso calcetines tipo, utilizando el ojo biónico.

El Argus II utiliza una cámara de vídeo y un procesador montado en gafas de sol para enviar las imágenes capturadas en forma inalámbrica a un pequeño receptor en el exterior del ojo.

A su vez, el receptor transmite los datos a través de un pequeño cable a una serie de electrodos que se sientan en la retina.

Cuando estos electrodos son estimuladas envían mensajes a lo largo del nervio óptico al cerebro, que es capaz de percibir los patrones de luz y manchas oscuras correspondientes a los electrodos que han sido estimulados.

La esperanza es que los pacientes aprendan a interpretar los patrones visuales producidos en imágenes significativas.

El ojo biónico ha sido desarrollado en EE.UU. por la compañía Second Sight. Hasta el momento 18 pacientes en todo el mundo, incluidos tres en Moorfields, han sido equipados con el Argus 2.